• No hay categorías

Nuestra idea de sostenibilidad

Placa de proyecto I+D con CDTI

Nuestra idea de sostenibilidad

Nuestra idea de sostenibilidad 800 600 Carmen

¡Hola a todos! Si habéis echado un ojo a nuestra web, habréis podido ver que en Pistacyl tenemos un fuerte componente sostenible. Desde que empezamos hasta ahora, no hemos dejado de promover proyectos de I+D+i que han podido desarrollarse gracias a la colaboración de ITACyL (Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León) y CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial).

La idea de sostenibilidad es algo en lo que hacemos bastante hincapié porque entendemos que además de hacer bien, hace justicia. Todos vivimos en el mismo planeta, pero, de alguna manera, nosotros tenemos presente constantemente el medioambiente y la naturaleza en nuestro día a día, por nuestro trabajo, y eso nos obliga a tomar ciertas cartas en este asunto de cuidar y respetar el ecosistema.

Nosotros pensamos que la industria agroalimentaria no debería entenderse sin un proyecto de sostenibilidad de fondo que la sustente y asegure su viabilidad en el futuro. El cambio climático viene preocupando desde hace tiempo por diversos motivos y no pueden desdeñarse sus consecuencias sobre este sector. Ya se lleva conviviendo con ellas desde hace unos años: incremento de las temperaturas, más necesidad hídrica del suelo, menos precipitaciones… La agricultura depende de la naturaleza y sus recursos para subsistir. Reducir el impacto humano sobre el medioambiente es la única opción coherente para los que trabajamos en esta industria y en realidad, por extensión, para cualquier persona.

Como ocurre con muchas necesidades básicas, quien las tiene cubiertas suele darlas por sentado. Por eso es vital que los productores, con la información que tenemos a nuestra disposición, tomemos las riendas en el desarrollo de nuevas técnicas de cultivo y riego que minimicen estos efectos. El cambio climático es una realidad en la que hay que empezar a invertir tiempo, dinero y esfuerzos. Es la única manera de proteger esta profesión tan ancestral como indispensable y también de conceder una oportunidad fructífera a los entornos rurales, con un futuro incierto y delicado.

Creemos que, en general, nos estamos poniendo las pilas y cada vez lo hacemos mejor. Nosotros lo intentamos, y tenemos cierto recorrido en esto del I+D+i, es decir, el desarrollo sostenible combinado con innovación y tecnología. Allá por 2008, en nuestros inicios, promovimos un proyecto llamado “Estudio de diferentes porta-injertos para la mejora del cultivo del pistacho”. De esta manera, descubrimos las variedades que mejor crecían en nuestro suelo y las condiciones de manejo óptimas para facilitar su crecimiento durante los primeros años. Más adelante, en 2013, comenzamos con “Mejora de la Producción y Calidad del Pistachero”, que, como su propio nombre indica, nos permitió incrementar la productividad y la calidad del fruto obtenido de nuestros árboles. Estamos orgullosos de poder decir que estas dos primeras investigaciones merecieron el reconocimiento del sello PYME INNOVADORA, concedido por el Ministerio de Economía y Competitividad del Gobierno de España.

El proyecto en el que trabajamos actualmente es “Homogeneización de la producción de pistacho en Castilla y León basado en la calibración de la agricultura de precisión”. El nombre es largo y posiblemente incomprensible para muchos. Tranquilos: precisamente por eso hemos estrenado la sección de blog, para poder hablar más extensamente sobre nuestras cosas y que las entendáis de forma clara.

En los tres últimos años, este proyecto de difícil denominación nos ha permitido estudiar cómo adaptar la agricultura de precisión a nuestros cultivos a través de imágenes aéreas de dron, con la finalidad de optimizar el sistema de regadío, disminuir la contaminación, mejorar la salud vegetal y minimizar nuestro consumo de agua. Atendiendo a las necesidades específicas de cada árbol, hemos reducido notablemente nuestro impacto en el medioambiente, logrando un feedback positivo entre la naturaleza y nosotros, aprovechando sus recursos con mimo y respeto.

Gracias, ITACyL y CDTI, por permitirnos seguir avanzando en este camino por la agricultura sostenible y la justicia medioambiental.